Corporativismo Vs Tecnologia

1
162

Taxis vs Uber

Desde el momento en que la humanidad empieza a tener contacto con la tecnología, la vida se hace más fácil, el desarrollo se acelera, la comunicación se vuelve efectiva; diferente de tiempos pasados en donde era frecuente enterarse de alguna noticia por medio de una carta o un telegrama, pasaban semanas sin tener la oportunidad de reaccionar ante lo sucedido, por ejemplo, la muerte de un conocido o una novedad familiar.

Estamos viviendo el tiempo en el que la tecnología está a la mano y hace parte nuestra vida diaria. Todo lo que queremos está a un clic. Si necesitas de un transporte personalizado, solo basta descargar una app y te contactas directamente con una plataforma que te presta un servicio de transporte, solo con un clic! De igual forma te permite ver un concierto en vivo, realizar una compra de otra parte del mundo y muchas cosas más, es así como la tecnología ha incursionado mejorando la vida de los individuos.

Aunque la tecnología ponga de una manera rápida y eficiente un servicio privado de transporte al alcance de todos, lastimosamente no ocurre lo mismo con el transporte de taxis en Colombia; pues éste, es un gremio manejado por un selecto grupo de personas, entre quienes se encuentra el conocido “señor de los taxis” “Uldarico” dueño de un parque automotor de taxis apoyado por dirigentes políticos, dentro de los cuales está Robledo quien es un acérrimo político nacionalista defensor de las empresas “locales”,  estos se han encargado de crear un negocio redondo, monopolizado, donde juegan a tener el control del transporte para ellos, sin importarles el perjuicio que al final afecta al libre mercado, es decir, a los usuarios y emprendedores.

Dicho esto, haré las veces de abogado del diablo. Aquí se junta el poder del político y el dinero; cabe anotar que para ser taxista se necesita primero que todo, comprar el carro, y para ponerlo a funcionar se tiene que adquirir un cupo que podría costar lo mismo que vale otro carro (en la mayoria de los casos, el cupo cuadruplica el valor del vehículo) luego debe pagarse una planilla de autorización para trabajar, planilla de seguridad social, impuesto de rodamiento, seguro, una cuota mensual por afiliación a radio taxi, peajes, revisión técnico mecánica, adicional a ello, las restricciones como son el pico y placa, o un cupo máximo. ¿Les parece entonces que ser taxista en Colombia sea rentable?

Como lo dije anteriormente, esto es una mezcla de poder y dinero. Los afamados congresistas entre esos el ya nombrado y el señor de los taxis, venden la idea de que quieren proteger la empresa local y con el “discursito” barato de: las trasnacionales se quieren apoderar del dinero de la nación, le meten un gol al mercado, lo tienen solo para ellos, negocio redondo.

Después de haber tocado el tema desde la perspectiva del taxista; sentaré la idea desde la visión del usuario. El usuario como cliente necesitado del medio de transporte, en este caso el taxi, es víctima frecuente de un sin número de abusos, dentro de los cuales hay que resaltar el valor del servicio; el cual es fijado por el taxista sin una lógica aparente, en la mayoría de los casos. Para ejemplificar la situación, imaginémonos un día especial, un 30 de diciembre en el Centro de la ciudad (Barranquilla), son 6 cuadras a lo largo y 4 a lo ancho, donde el comercio abundan, las calles abarrotadas de gente, es imposible caminar, conseguir transporte es casi una odisea. De hecho, por ser el día de compras de fin de año hay que salir de esas calles para conseguir transporte, pues los taxis que circulan en la zona, utilizan una práctica que ya conozco de antemano: le digo al taxista para donde voy y le preguntó qué valor tiene la carrera, el me responde con otras preguntas; ¿si llevo maleta? ¿Cuál es la maleta?, ¿Cuántas personas van?, le respondo y le preguntó una vez más cuál es el valor, el taxista responde con un valor 4 veces mayor al de un día normal. Tengo 2 opciones: no aceptar la propuesta del taxista y esperar otro que pida un menor precio o la otra opción, ¿acatar tal cual el servicio de taxi y asumir el costo del mercado monopolizado?

Así pues mis queridos lectores, estamos en un mercado monopolizado donde cualquier competencia “ilegal” háblese de los que no pagan impuestos, mototaxistas, bicitaxistas, las populares “DACIA” ( camionetas tipo luv de carga trasera, que representan un fenómeno aquí en Barranquilla) no se les permite trabajar libremente y abastecer el servicio de transporte que tanto se necesita.

No señores, ese héroe que restringe las libertades, el que te dice qué tipo de transporte debes usar, ése no es el héroe, el héroe no es de carne y hueso, héroe es quien te deja ser libre como lo hace en diferentes ámbitos la tecnología, esta ha logrado abarcar esferas importantes en la mayoría de los casos facilitándonos los procesos, acercándonos o proporcionándonos lo que necesitamos con el solo hecho de hacer clic. Por ejemplo, hace poco más de dos años, me encontré con la sorpresa que, al descargar una aplicación llamada Uber, podría obtener un servicio de transporte rápido, cómodo y a buen precio. Hecho que es posible por la sencilla razón de que Uber no tiene infraestructura en Colombia; no hay oficinas, las contrataciones de los taxistas se hace por medio de la aplicación, y adicional a ello las tecnologías no son regulables en este país. Curiosamente, mientras escribo este artículo Vanesa Vallejo participa en un debate en un canal de TV local donde se está hablando precisamente sobre este tema y lanza una expresión muy libertaria que creo resume muy bien el problema de los taxis “el problema no son los taxistas, el problema es la regulación estatal”.

Quiero terminar diciendo que, lo que se pide es la libertad de trabajar. Cada persona tiene la lucha interna del quehacer, al igual que Uber, han llegado otras aplicaciones similares, y llegarán muchas más, porque así funciona el mercado.

Cabe anotar, que el ministro de las TIC se pronunció hace unas semanas expresando que las tecnologías no pueden ser bloqueadas porque hacen parte del desarrollo de una nación, si en este caso las tecnologías van ligadas a un derecho primordial que es el derecho al trabajo promulgado en la constitución de 1991, muy apropiadamente me resulta en este momento una frase que leí por ahí, en un foro libertario “el hecho de que el Estado invente una ley diciendo que los burros deben volar, no por eso los burros van a volar” totalmente de acuerdo, la libertad no la va a lograr un hombre, la libertad la dará la tecnología, que es el impulso de este siglo.

Author profile

nació el 24 de junio del 1979 en Bucaramanga Santander, administrador de empresas de la Universidad Simón Bolívar, de Barranquilla, Diplomado en Gerencia estratégica, actualmente se desempeña como empresario independiente,dueño y gerente de un restaurante, Maestro cervecero autodidacta en fabricación de cerveza artesanal, esta idea lo motivó a centrar su pensamiento e ideología política con sentido libertario,ya que se vio inundado de carga impositiva e intervención estatal, innecesarias para montar su propio negocio de cerveza, se ha empeñado en divulgar e incentivar que es posible de hacer cerveza en casa, dictando cursos y seminarios a bajo costo para promover la cultura de cerveza artesanal, saliéndose de los monopolios; promoviendo el emprendimiento la empresa y el libre mercado.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas