Conservadores morales como enemigos de la tradición

0
106

Resulta difícil lograr algo cuando se trata de defender la tradición, la familia, el matrimonio o la vida. Al final, la apertura al cambio gradual de aspectos sociales que algunos conservadores toleran, terminará destruyendo, tarde o temprano, todo aquello que se pretende preservar.

Tomemos como ejemplo a los trans. Estas personas tienen un problema mental muy serio, pero algunos conservadores no tienen problema al permitir que esa gente se introduzca en nuestra sociedad. Sin importar el daño que pueda hacer. A ellos no les importa mientras «no se los impongan». Y, muchas veces se olvidan de que, ese cambio gradual terminará imponiendo lo que sea sin que se den cuenta.

Tarde o temprano la familia sería reemplazada por «familia moderna», el matrimonio por el «matrimonio igualitario» y así sucesivamente. Si no les gusta la manipulación del lenguaje en pro de un pequeño grupo de transtornados, no lo permitan. Empiecen por dejar de tolerar cualquier cosa, en lugar de eso, dejen en claro algo: La realidad no se puede cambiar. Además no solo se trata de dejar claras las cosas, se trata de defender con espada eso que se ha establecido.

«El conservadurismo es moral, no político». Esa es una frase que conservadores afeminados utilizan para justificar su falta de carácter, su actitud tan laxa y carente de testosterona frente a estos males. Y es que, se les olvida que vivimos en democracia, no en «un mundo ideal». La democracia es el proceso mediante el cual, dos lobos y una oveja deciden quién será la cena. Por tanto, uno no puede tomarse el lujo de ser un «conservador moral» y pretender defender lo correcto.

Ser un conservador moral que defiende la tradición en democracia, es igual a ser un libertario «ni de izquierda, ni de derecha» que pretende derrotar a la izquierda. Eso no sirve.

La política es un juego sucio, y para ganar hay que ensuciarse. Se juega y gana con las reglas del juego ya establecidas. Usted elige, ¿Qué prefiere? ¿Ser el lobo o la cena? El conservadurismo político es la vía.

 

 

Author profile

Corresponsal de The Mises Report en México.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas