Barry Brownstein noviembre 7, 2018

[ A+ ] /[ A- ]

Renuncie a su CNJ interno y dese cuenta de que usted tiene el poder de elegir cómo responder a los acontecimientos.

Continuando la tendencia a la purga de los medios sociales, Twitter ha censurado  “cientos de cuentas de activistas del ala derecha, al fingir ser desalmados, ‘no reproducibles’ activistas estatistas” ̶ cuentas conocidas como CNJ. Twitter alegó que esas cuentas violaban sus reglas de “contenido intencionalmente engañoso relacionado con las elecciones.”

El término carácter que no forma parte del juego (CNJ) surge del mundo de los juegos de video. Un CNJ es un carácter no controlado por alguno de los jugadores; el programa controla a la CNJ para progresar en la trama. Puesto que el carácter es controlado por el juego, el rango de acciones que puede realizar es limitado y predecible.

POR QUÉ LA IZQUIERDA ESTÁ SIENDO COMPARADA CON LOS CNJ

“Liberales” [Nota del traductor: en los Estados Unidos se les suele llamar “liberales” a los proponentes de una intervención fuerte del estado en diversos ámbitos de los individuos], que de forma visceral apoyan las posiciones políticamente correctas, han sido llamados CNJs. Como los CNJs en un juego de video, sus respuestas parecen ser limitadas y predecibles. Sus puntos de vista no parecen ser guiados por el pensamiento y la reflexión; por el contrario, ellos “ellos repiten como loros la ortodoxia del ala izquierda, en forma de un carácter programado.”

Se han creado memes usando encarnaciones de una deidad [avatares], provenientes de dibujos animados insípidos llamados NPC Wojak. Para mostrar la naturaleza vacía de la “ortodoxia del ala izquierda”, los avatares se dibujan burdamente con rostros sin emoción, sin alma. Los CNJs dispensan consignas tales como “la diversidad es nuestra fuerza.”

El humor es hiriente y los progresistas están alarmados por la naturaleza deshumanizadora de los memes.

A pesar de lo anterior, usted no tiene que ser un estatista o un anti-Trump para comportarse como un CNJ. Quienes apoyan a Trump se comportan como CNJs cuando reflexivamente emiten sus propias consignas, como “Trump es un negociador experto, confíen en él,” en respuesta a argumentos de que Trump está destrozando al comercio global.

Usted no tiene que ser alguien interesado en la política para comportarse como un CNJ. Todos tenemos una oportunidad de aprendizaje que no debería dejarse pasar. ¿Qué tan frecuente es su propio comportamiento como CNJ en el trabajo o en el hogar? Antes de responder, pregúntele a su familia y a sus amigos para que le comenten. A usted podría no gustarle las respuestas que ellos den.

Es mucho más fácil notar el comportamiento CNJ en otros, que en uno propiamente. En su libro Thinking, Fast and Slow [Pensar rápido, pensar despacio], escribe el laureado Nobel, Daniel Kahneman, “La premisa de este libro es que es más fácil reconocer los errores de otros que los nuestros.” Kahneman hace la observación acerca de “nuestra capacidad casi ilimitada de ignorar nuestra ignorancia.”

MICHAEL SCOTT EL CNJ

Consideren, por un momento, al administrador regional de ventas favorito de todos, Michael Scott, brillantemente actuado por Steve Carell en el programa de la televisión The Office.

Michael interpreta a cada situación y a cada persona por medio de un lente en donde es poco que él ya conoce. Además de conocer poco, a menudo lo que sabe es errado. En consecuencia, sus acciones son casi siempre inapropiadas. Michael es el toro proverbial en una cristalería, demandando que todo mundo se ajuste a sus creencias. Cuando las cosas salen mal, Michael les hecha a todos la culpa y demás cosas por sus fracasos.

Guiado por su pensamiento programado, podemos decir que Michael vive en un perpetuo descargo de responsabilidades: “Yo no soy culpable del mundo que estoy experimentando.”

Michael es acerca de intentar una acrobacia estúpida cuando salta desde el techo de un castillo de niños inflable, en el episodio “Entrenamiento en Seguridad,” (“Safety Training,”) en la tercera temporada. El administrador de la bodega, Darryl, trata de detenerlo:

“Darryl: Mike, eres un hombre muy valiente. Quiero decir, requiere de mucho coraje ser como tú. Levantarse de la cama todos los días, sabiendo muy bien que tienes que ser como eres.

Michael: ¿En verdad así lo crees?

Darryl: Yo no podría hacerlo. No soy así de fuerte y no soy así de valiente.”

Michael se cree cada pensamiento que entra en su cabeza. Darryl está diciendo: Vaya, yo no podría vivir dando tumbos todo el día por lo que pienso. Yo no soy tan valiente como para actuar tu papel en la obra.

Michael no sabe que él es un CNJ. Darryl está en lo correcto; requiere de valentía pasar por el mundo todos los días como un irracional carácter de video, pretendiendo no tener el poder de hacer diferentes elecciones.

CÓMO ASUMIR LA RESPONSABILIDAD

Cada uno de los episodios de The Office brinda una clase magistral acerca de cómo se comporta un CNJ. Michael ignora las señales de advertencia de que él es un CNJ, pero nosotros no tenemos por qué ignorarlas. Nosotros podemos elegir darnos cuenta cuando culpamos a otros y no asumimos la responsabilidad de nuestra experiencia de vida.

Darse mayor cuenta de la lógica del CNJ es el principio de un camino para salir. No podemos cambiar lo que no hemos notado. Si creemos que cómo nos sentimos resulta de la forma en que otros nos han tratado, estamos afirmando que el mundo es el responsable de nuestra experiencia. Como Michael, entonces, nosotros tratamos de controlar al mundo y, como Michael, nuestros intentos inevitablemente producirán un efecto indeseado. Michael es una molestia importante para todos y, de igual forma, lo somos nosotros cuando nuestro CNJ interno es el que se impone.

No hay un límite a quién y qué puede ser culpado por nuestros sentimientos: mis padres, mi pareja, mi maestro, mi jefe, mi desplazamiento, mi cuenta en el banco, el presidente, la economía ̶ hay una caja de sorpresas de dónde elegir.

Piense acerca de la última vez que usted se sintió como una víctima del mundo. Note cómo usted reprodujo el acontecimiento en su mente. Usted también podrá notar cómo usted fue hiper sintonizado en sus emociones transitorias.

Entre más pongamos nuestra anchura de banda mental a reproducir acontecimientos y sentimientos, menor anchura de banda queda para asumir la responsabilidad de la acción.

Nosotros interpretamos nuestras reacciones emocionales como evidencia de que hemos identificado la causa de nuestros sentimientos.
Nuestro CNJ interno tiene un departamento de efectos especiales, diseñado para que compremos la idea de tener pensamientos irracionales para echarles la culpa a otros. La próxima vez que usted sienta furia, note la tensión que crece en su cuerpo o que su corazón se acelera.
Usted está respondiendo a propaganda autoproducida de su CNJ interior. Su CNJ interior razona: me siento agitado, luego, mis interpretaciones deben ser correctas. La verdad es que usted siempre está sintiendo los efectos de su propio pensamiento. Las emociones no se validan por sí mismas.

DEJE DE CEDER ANTE SU CNJ INTERNO

Note la próxima vez que usted dice acerca de un colega: Ellos hacen que me enoje, ¿cómo pueden ser así? ¿Es así en realidad?, ¿su colega tiene acceso a la mente suya y coloca pensamientos en su cabeza?

“Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En ese espacio nuestra respuesta es nuestro poder para elegir.” Este himno a la responsabilidad personal (anthem to personal responsibility) se atribuye extensamente a Viktor Frankl, si bien fue escrito por un autor desconocido y popularizado por Stephen Covey. En su preámbulo a Prisioneros de nuestros pensamientos [Prisoners of Our Thoughts] de Alex Pattakis, agrega Covey,

“El espacio entre los que nos sucede y nuestra respuesta, nuestra libertad de elegir dicha respuesta y el impacto que esta puede ejercer en nuestra vida, ilustra bellamente el hecho de que podamos llegar a ser un producto de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones.”

Cuando nuestro CNJ interno está a cargo, puede no parecer que poder elegir sea producto de nuestras decisiones. No obstante, Covey nos enseña que “Tenemos el poder de escoger nuestra respuesta a nuestras circunstancias.” Covey nos advierte que, cuando ignoramos, “esta libertad, esta responsabilidad, la esencia de nuestra vida y legado puede verse frustrada.”

Evadiendo esta responsabilidad, Michel Scott vive en un estado perpetuo de exasperación. Los CNJ -de todas las persuasiones políticas- pueden exasperarse, aún así, nosotros no tenemos porqué seguir el mismo rumbo. De nuevo volvemos a ser protagonistas cuando asumimos la responsabilidad por nuestra experiencia de vida interna. La vida que experimentamos puede ser el producto de nuestras decisiones.

Barry Brownstein es profesor emérito de economía y liderazgo en la Universidad de Baltimore. Es autor de The Inner-Work of Leadership. Para recibir los ensayos de Barry, suscríbase en Mindset Shifts.

es profesor emérito de economía y liderazgo de la Universidad de Baltimore. BarryBrownstein.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas