Ludwig von Mises noviembre 28, 2017
colonización en áfrica

[ A+ ] /[ A- ]

No hay capítulo alguno de la historia que rezume más sangre que las guerras coloniales. Se mató sin necesidad y sin sentido. Prósperas tierras transformáronse en desiertos; pueblos enteros fueron destruidos y exterminados. Estos hechos no permiten atenuación ni excusa.

El dominio europeo en África y en grandes zonas asiáticas es absoluto. Tal situación contradicen todos los principios liberales y democráticos, debiendo nosotros hacer cuanto podamos por acabar con ella. El problema que se plantea es el de averiguar cómo cabe suprimir ese estado de cosas con el menor daño social posible. La solución simple y radical sería que los gobiernos occidentales retiraran sus tropas, policías y funcionarios de los correspondientes territorios, dejando en paz a los aborígenes.

Colonización en África

Indiferente a la cuestión es el que previamente a la retirada se celebrara o dejara de celebrarse el oportuno plebiscito, pues no hay duda de cuál sería el resultado de unas elecciones auténticamente libres. El dominio europeo en las aludidas zonas no cuenta, desde luego, con respaldo mayoritario. La inmediata consecuencia de tan drástica solución sería o la implantación de un régimen de anarquía absoluta o, al menos, el comienzo de inacabables conflictos civiles, en las colonias independientes. Los indígenas parece que hasta ahora han aprendido sólo lo malo, nada de lo bueno, de los europeos.

Pero eso es culpa nuestra, pues sólo perversidades les enseñamos. Llevamos a las colonias armas y máquinas de destrucción de todo tipo; enviamos, como funcionarios y jefes militares, a los peores y más brutales individuos; con la espada en la mano estas gentes montaron regímenes de crueldad casi similar a los de los comunistas. No debe pues, extrañar que las simientes europeas hayan producido tan amargos frutos. Debemos, pues, dejar de quejarnos de la baja moralidad de los pueblos autóctonos.

Dejemos los falaces argumentos sobre la colonización

Tampoco cabe argüir que, de momento, los indígenas no están todavía preparados para la libertad; que precisan unos años más de educación bajo la férula occidental antes de que puedan acceder a la independencia, ya que tal «europea educación» es, al menos en parte, responsable de las condiciones que hoy en las colonias prevalecen, situación que, por desgracia, se pondrá enteramente de manifiesto cuando las fuerzas coloniales desaparezcan.

Cabe argumentar, desde luego, que los europeos, como raza superior, tienen la obligación de mantener su dominio y así evitar, en beneficio de los propios pueblos colonizados, la anarquía que, a no dudar, se desatará tras la evacuación colonial. Cabe reforzar el argumento recordando las circunstancias que presidían la vida en el África central y muchas zonas asiáticas antes de llegar los europeos.

Había, indudablemente, cacerías de esclavos negros dirigidas por los árabes y los príncipes hindúes cometían barbaridades sin cuento. Pero hay bastante de hipocresía en este modo de razonar y no olvidemos que la trata de esclavos se mantuvo por la demanda de los blancos de América. No es necesario, sin embargo, agotar el tema. Si la única razón que se aduce en favor del colonialismo es el propio bienestar de los pueblos sojuzgados, entonces la conclusión válida es que hay que descolonizar desde ya.

Porque nadie tiene derecho a meterse en la vida ajena para mejorar la suerte del, contra su voluntad, intervenido, ni es lícito tampoco cuando uno está, en verdad contemplando su interés personal, alegar farisaicamente que lo que persigue es el bien ajeno.

Fragmento del libro Liberalismo de Ludwig von Mises.

Fue un economista austríaco de origen hebreo, historiador, filósofo y escritor liberal que tuvo una influencia significativa en el moderno movimiento libertario en pro del mercado libre y en la Escuela Austríaca.

Planteó lo perjudicial del poder e intervención gubernamentales en la economía que, según su teoría, por lo general llevan a un resultado distinto al natural y por esto muchas veces perjudicial para la sociedad, ya que generan caos en el largo plazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas