Cinco gráficos para que cambies tu visión sobre la pobreza

0
169

· Tan sólo 1 de cada 100 personas se da cuenta de que la pobreza global se ha reducido a la mitad en los últimos 20 años.

· Para el 2030, la pobreza extrema estará en camino casi de desaparecer.

· Al disminuir la pobreza, también lo han hecho la mortalidad infantil, el analfabetismo y el hambre,

Angus Deaton, el economista ganador del premio Nobel (y quien también se sienta en el grupo de consejeros de HumanProgress.org), recientemente reiteró su creencia de que, en conjunto, el mundo está mejorando (on the whole the world is getting better) –si no es que, tal como él lo aceptó, se da en todo lado y para todos al mismo tiempo.

Tal vez no resulte ser sorpresa para los lectores regulares de CapX, pero la idea de que el mundo va mejorando en relación con la pobreza es actualmente una visión profundamente impopular.

Pregúntele a la mayor parte de la gente acerca de la pobreza global y las probabilidades son que ellas digan que no ha cambiado o que está empeorando. Una encuesta publicada a fines del año pasado, encontró que el 92 por ciento de los estadounidenses cree que la parte de la población mundial que se encuentra en condiciones de pobreza extrema, ha aumentado o se ha mantenido durante las últimas dos décadas.
En esta creencia los estadounidenses no están solos. En todos los países encuestados, sólo una mayoría más pequeña –87 por ciento- cree que la pobreza extrema o ha aumentado o bien permanecido como un problema sin solución.

Existe una diversidad de explicaciones culturales y psicológicas (cultural and psychological explanations) acerca de la persistencia de ese pesimismo. Las malas noticias significan buenos encabezados mediáticos y tienden a dominar la cobertura de los medios. Psicológicamente, la gente se inclina (tend to) a idealizar el pasado, recordando acontecimientos dramáticos e inusuales con más facilidad que tendencias estables de largo plazo. También, puede usar al pesimismo como formas de dar señales de virtud.

En efecto, de aquella poca gente que se da cuenta de que la extrema pobreza ha declinado, casi toda subestima la extensión de dicha declinación. De hecho, la pobreza global se ha reducido a la mitad durante los últimos 20 años –pero sólo una persona en 100 lo señala con exactitud.

Sin que sea una sorpresa, la gente en áreas que han visto las reducciones más dramáticas (most dramatic reductions) de la pobreza, es quien más cuenta se da de lo que está pasando. Pero, incluso en China, en donde cientos de millones de personas (hundreds of millions of people) han surgido de la miseria durante las últimas cuatro décadas, la mitad de la población continúa ignorando el colapso mundial más amplio de la pobreza, que se haya presentado en sus vidas.

Un cuadro acerca del porcentaje de personas quienes creen que la pobreza extrema global ha declinado en los últimos 20 años, puede verse en


Fuente: Glocalities Global Poverty Survey by Dutch research firm Motivaction (Motivaction)

Para ayudar a llenar el vacío entre percepciones y realidad del público, he aquí cinco gráficos, basadas en datos que hemos recolectado en HumanProgress.org, que ilustran el progreso extraordinario que la humanidad ha logrado.

A través de la mayor parte de la historia humana, la pobreza extrema ha sido la norma. Esta famosa gráfica, conocida como el palo de hockey, probablemente el gráfico más importante en el mundo (the most important graph in the world), ilustra lo que sucedió cuando la Ilustración y la Revolución Industrial provocaron que el ingreso se disparara –cambiando para siempre la manera en que vivimos e incluso, tal vez, la forma como pensamos (even the way we think).

La humanidad, tal como lo muestra este cuadro, produjo una mayor producción (more economic output) durante los últimos doscientos años, que si se sumaran las de todos los siglos previos. Y esta explosión en la creación de riqueza condujo a un descenso (decrease) masivo de la tasa de pobreza.

En 1820, más del 90 por ciento de la población mundial vivía con menos de $2 al día y más del 80 por ciento vivía con menos de $1 al día (ajustados por la inflación y por las diferencias en el poder adquisitivo). Pero, para el 2015, menos del 10 por ciento de las personas vivían con menos de $1.90 al día, definición actual oficial del Banco Mundial de lo que se considera como una condición de pobreza extrema.

No sólo ha declinado el porcentaje de gente que vive en condiciones de pobreza, sino que igualmente ha caído (fallen as well) el número de gente en tales condiciones –a pesar de un incremento masivo de la población. También hay más personas que nunca antes, con una vida que no es de penuria.

Entre 1820 y el 2015, el número de gente bajo pobreza extrema se redujo de alrededor de mil millones a 700 millones, mientras que el número de personas que está mejor que aquella, se elevó de sólo 60 millones a 6.6 miles de millones. (La pobreza extrema de nuevo se define aquí como de vivir con $1.90 al día, ajustada por la inflación y las diferencias en poder adquisitivo).

Globalmente, la pobreza es de alrededor de una cuarta parte de lo que era en 1990. Y el gráfico (graph) que se presenta abajo proveniente del excelente libro de Johan Norberg, Progress: 10 Reasons to Look Forward to the Future [Progreso: 10 Razones para Mirar al Futuro con Optimismo], ilustra cómo la declinación de la pobreza extrema ha elevado los estándares de vida y logrado otras mejoras tangibles.

Al disminuir la pobreza, también lo han hecho la mortalidad infantil, el analfabetismo e incluso la contaminación en los países ricos –todos tienen ahora menos de la mitad de lo que tenían en 1990. El hambre se ha hecho también más escasa. Usted puede aprender cómo esta prosperidad aumentada ha conducido al progreso en otras áreas, observando este video (this video) proveniente de un foro inspirado en el libro de Norberg.

De continuar el progreso con su trayectoria actual, la Institución Brookings estimó (estimated) en el 2013 que la pobreza extrema (en ese ocasión definida como vivir con $1.25 al día, de nuevo ajustados por la inflación y diferencias en el poder adquisitivo) casi que desaparecerá para el 2030, afectando sólo al 5 por ciento de la población. Esto es lo que ellos consideraron como la “base de referencia” o escenario más posible. En el escenario ideal, predijeron (predicted) que para el 2030, la pobreza llevará a un nivel verdaderamente insignificante, afectando sólo a un 1.4 por ciento de la población del planeta.

Los datos son inequívocos: a pesar de percepciones públicas en contrario, la pobreza extrema ha declinado significativamente, al punto de que su final puede, en verdad, estar a la vista.

De forma que, la próxima vez que usted escuche a alguien quejarse por el supuesto aumento de la pobreza mundial, estimúlelos a que ellos mismos le echen una mirada a la evidencia.


NOTA DEL TRADUCTOR: Debido a que los cuadros que despliega el artículo son muy importantes y que Facebook no permite ponerlos en estas traducciones mías, pueden verlos en https://capx.co/five-graphs-that-wil…about-poverty/

Traducción por Jorge Corrales.

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas