China reemplaza 10 mandamientos con propaganda socialista

0
228

Congregaciones de la iglesia protestante oficialmente reconocida por China, han sido obligadas a reemplazar los diez mandamientos de Dios hacia Moisés, con una cita acerca del triunfo del socialismo, según un grupo de vigilancia de la libertad religiosa. Esta acción introduce literalmente al socialismo como un ídolo, en violación del Primer Mandamiento. El intento del gobierno chino de cambiar las enseñanzas de las 60.000 iglesias del Movimiento Patriótico de los Tres en Uno, desenmascara cómo el socialismo aplasta la libertad religiosa y reduce a los cristianos a la servidumbre ̶ o los eleva al martirologio.

La revista Bitter Harvest reporta:

“Los Diez Mandamientos son la base del código moral cristiano, una parte esencial de la vida de los creyentes alrededor del mundo. Pero, en la China atea, se han convertido en una molestia para el dictador del país y son eliminados de los lugares de culto.

Aun cuando una iglesia del Tres en Uno manejada por el estado en un condado de la ciudad de Luoyang, en la provincia central de Henan, después de repetidas demandas ha reemplazado a los Diez Mandamientos con citas del presidente Xi Jinping, no se escapó de las reprimendas del gobierno. ‘El Partido ordena que sea obedecido en todo sentido. Ustedes tienen que hacer cualquier cosa que el Partido les diga que hagan. Si ustedes lo contradicen, su iglesia será cerrada de inmediato,’ a fines de junio funcionarios del Departamento de Trabajo del Frente Unido reprendieron a la congregación”

Una de esas citas afirma que el socialismo engloba a todas las religiones.

“Los valores esenciales del socialismo y la cultura socialista ayudará a sumergir a diversas religiones de China. Apoya a la comunidad religiosa [sic] en interpretar el pensamiento, las doctrinas y las enseñanzas, de forma que se ajuste a las necesidades del progreso de los tiempos. Protéjanse resueltamente contra la infiltración de la ideología Occidental y resistan conscientemente la influencia del pensamiento extremista,” les dijo el primer ministro Xi Jinping, en una sesión de trabajo del 18 de mayo del 2015, al Departamento Central de Trabajo del Frente Unido.

China ha promovido progresivamente la “Sinización” de toda la sociedad, incluyendo al reino de la religión, estructurando las enseñanzas de todas las fes para que promuevan la marca del socialismo chino.

“El objetivo final del Partido Comunistas es ‘llegar a ser Dios.’ Eso es lo que el demonio siempre ha hecho,” dijo el pastor de la iglesia, quien prefirió conservar el anonimato. “No tenemos libertad alguna.”

El gobierno chino, según informes, ha reemplazado a otras manifestaciones de la iglesia acerca de los 10 Mandamientos, con retratos de Mao Tse-tung y de Jinping. Un funcionario, según se informó, ha explicado la objeción de Beijing: “El Cristianismo alega que no tendrá otro Dios por adorar.” Según se ha señalado, los funcionarios del gobierno borraron el Primer Mandamiento, el cual prohíbe la idolatrías, de otra visualización de la iglesia.

Cristianos atrapados por el sistema socialista de China carecen tanto de los medios políticos como de los económicos para defender su libertad religiosa. El Sistema de Crédito Social de la nación encadena el éxito financiero a la obediencia hacia el gobierno, lo que recuerda crecientemente un culto de la personalidad alrededor de Jinping. Cuando la supervivencia económica de todo el mundo depende de la aprobación estatal, los líderes políticos pueden erigir cualquier ídolo que deseen y obligar a su adoración.

Las acciones de China deberían revelar al socialismo ateo como el ídolo que es.

Lea aquí el reporte completo.


Traducción por Jorge Corrales.

Author profile
Ben Johnson 

El Rev. Ben Johnson  es un editor senior en el Instituto Acton. Su trabajo se centra en los principios necesarios para crear una sociedad libre y virtuosa en la esfera transatlántica (Estados Unidos, Canadá y Europa). 

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas