Caridad sin Estado, la verdadera justicia y solidaridad

Hace unos días el Papa Francisco había aprobado un decreto en el cual se autorizaba la beatificación del Doctor José Gregorio Hernández. Este anuncio lleno de alegría a muchos venezolanos que celebraron este evento colocando Banderas tricolor en puertas y ventanas, encendieron velas y agradecían a Dios por tan requerido evento.

Sin embargo muchos de los líderes políticos aprovecharon la cuestión para hacer relucir su imagen de “Cristianos”. Entre ellos se encontraba Nicolás Maduro alegando emoción e incluso a miembros de la Asamblea Nacional Constituyente (Organismo ilegalmente constituido) decir que gracias a su intermediación se logró tales hechos.

El pasado 20 de Junio el administrador Apostólico de Arquidiócesis de Caracas Monseñor Baltazar Porras celebro una misa que fue transmitida por todos los medios de comunicación y en la cual el Cardenal expreso frases que hicieron despertar la esperanza de muchos y el odio de pocos. Entre las palabras que pronuncio podemos destacar cuando dijo: El Santo criollo invocado por ricos y pobres hoy nos reanima. Justo cuando el mayor clamor por justicia social y liberación nacional suena en todas partes. Hoy en el oscuro panorama que nos azota cada uno de nosotros desea ser, tener, imitar al José Gregorio que es nuestro.

Este discurso genero un gran patriotismo que resonó en todas partes del país. La gente como símbolo de alegría coloco la bandera tricolor en sus ventanas y puertas para celebrar este hecho pero también como símbolo de oposición al Régimen Comunista de Nicolás Maduro. Aunque posiblemente te preguntes llegado a este punto. ¿Quién fue José Gregorio Hernández? ¿Qué tiene que ver el titulo con todo esto con la libertad?

José Gregorio Hernández Nació en un pueblito poco conocido en los llanos Venezolanos. Ese pueblo lleva por nombre Isnotu y a día de hoy es uno de los sitios de peregrinación más populares del país. De joven le interesaron mucho las leyes pero decidió estudiar Medicina para no desobedecer a su Padre. Se mudó a Caracas donde se graduó de Medico en la Universidad Central de Venezuela (La misma que Maduro quiere intervenir). Ya graduado de medico era una eminencia en otras áreas. Sabía hablar inglés, francés, alemán e italiano. Tenía dominio del latín y conocimientos de hebreo. Una amplia base en Filosofía, Música y profundos conocimientos en Teología.

Después de graduarse regresa a Isnotu a ayudar a sus propios paisanos. Tras muchos años de ejercicio profesional el Presidente Juan Pablo Rojas Paul le propone estudiar medicina en Paris como forma de traer a Venezuela la modernización de la medicina. Se profundizo en áreas como la Microbiología, Embriología y Bacteriología. Tras esto regresa a Venezuela donde empieza a trabajar como profesor universitario en la Universidad Central de Venezuela. Hernández fue el medico que introdujo en Venezuela el Microscopio.

El 1 de Octubre de 1912 el dictador Juan Vicente Gómez cerró la Universidad donde JGH daba clases siendo este opositor a esa dictadura que tenía como objetivo mantener a los ciudadanos fuera de la política. En Venezuela existió una pandemia de Gripe y por voluntad propia fue el Propio medico Trujillano el que visito a los enfermos para curarlos.

José Gregorio fue un católico devoto. Realizo casi todos los sacramentos y perteneció a los Franciscanos Seglares. Un aspecto que me agrada de él es que en su consultorio tenía una cesta en la cual pedía a sus pacientes más adinerados que dejaran dinero para comprarles medicina a los más pobres. En casos extremos el mismo ponía de su dinero para darle de curar a los más desfavorecidos de la sociedad. Era capaz de caminar horas solamente para llevarle atención a los más necesitados. También era un hombre humilde. Que no poseía riquezas excesivas, no usaba un estetoscopio sino un pañuelo blanco al momento de cuidar a sus pacientes.

José Gregorio Nunca dependió de nadie más que de sí mismo. Trabajaba en pro de todos sin distinción, de ricos y pobres, de cristianos y ateos. Él es un elemento que encaja en la definición de “Buen Venezolano” Nunca le pidió a algún gobierno ayuda.  Siempre hizo la caridad por su propia cuenta y todo con una mirada cercana a Dios.

José Gregorio es el mayor ejemplo de superación sin dependencia del estado. Fue un luchador social. Un activista más, si hoy estuviese vivo estaría encarcelado solamente por defender a sus pacientes y por omitir al estado. Por eso me gusta pensar que José Gregorio Hernández fue el Primer Libertario que existió en Venezuela.

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas