Bolsonaro no toleraría dictadura de Evo Morales en Bolivia

0
197

Brasil es el quinto país más extenso del mundo (más de 8 millones y medio de kilómetros cuadrados) y el sexto más poblado (más de 200 millones de habitantes). Esto hace que sea un país influyente; más aún en nuestra región. Esto había permitido al gobierno del expresidente Lula cobijar al Foro de San Pablo, que incluye a regímenes y partidos populistas que apoyan a dictaduras como la cubana y la venezolana, y que, a la vez, propiciaba el populismo en Latinoamérica. A propósito, el expresidente Lula da Silva en una oportunidad dijo que Hugo Chávez Frías fue el mejor presidente que tuvo Venezuela en su historia

Ahora, la influencia de Brasil tendrá otro sesgo: el opuesto al de favorecer el intento de expandir el llamado Socialismo del Siglo XXI en retroceso.

Aunque el presidente electo Bolsonaro en su campaña electoral reveló algunos rasgos de la política exterior de su gobierno, no se refirió al régimen boliviano –lo hizo duramente con el Gobierno de Nicolás Maduro– y es probable, sin embargo, que en sus relaciones con nuestro país habrá cambios. En efecto, en un nuevo contrato de venta de gas a Brasil, la actitud de Brasilia no sería la misma, debido al alineamiento del presidente Evo Morales con el chavismo. A esto se añade la anunciada mayor dureza en la lucha contra el narcotráfico, que se cuela a través de la frontera más larga que tiene Brasil: la que comparte con Bolivia.

El panorama para las relaciones boliviano-brasileñas puede que no sea bueno. Y lo peor que pudiera suceder es que el oficialismo boliviano, repitiendo sus conocidos agravios contra regímenes y gobernantes ajenos al populismo, los dirija también contra el presidente Jair Bolsonaro. Por lo que se sabe, el nuevo presidente brasileño no sería tolerante ante la agresividad y el insulto a su país y a su Gobierno.


 

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas