Ateos unidos por el Cristianismo

2
300

Los ateos deben defender la tradición judeocristiana. El racionalismo extremo y el nihilismo que genera el ateísmo militante no tienen una doctrina moral para decir qué es bueno y qué es malo, no tienen una base sólida de valores para transmitirlos de generación en generación y mantener el orden espontáneo de una sociedad.

La palabra tradición viene del latín traditio, traditionis, que significa transmitir, entregar, dar algo a alguien, los valores tú se los entregas a tus hijos, tus hijos a tus nietos, y así sucesivamente. La mayoría de los ateos, siguen con la utopía de que el ser humano debe vivir sin religión, la religión no es algo soslayable en el ser humano, la religión es algo antropológico, todas las culturas y civilizaciones humanas han adoptado una religión, es algo que lleva consigo el ser humano, tratar de eliminarla es simplemente suplantarla por otra, ya sea el Dios Estado, el líder mesiánico, el endiosamiento de la razón (revolución francesa, movimiento anti-iglesia con 100,000 personas ejecutadas y 500,000 encarceladas en sólo 4 años), o el Corán, siempre vendrá otra religión, tradición o forma de valorar al ser humano y su papel en el mundo, el ser humano siempre estará en búsqueda de su identidad, desde niño hasta el resto de su vida, cuando no hay entorno social firme, y cuando no hay confianza con los padres y una mínima honra a los mismos, ese ser humano desde niño será una presa fácil para el izquierdismo ideológico militante.

También hay otros ateos que, están resentidos específicamente es con el cristianismo, porque mientras lo rechazan, aceptan como “enriquecedoras” religiones como el hinduismo, el budismo, el panteísmo, entre otras, y por otro lado se embarcan en una militancia acérrima en contra de la religión cristiana. No se trata de financiar la Iglesia con tus impuestos, no, de eso los anti-estatistas estamos en contra, esto se trata de una cuestión cultural, de no rechazar lo que nos es propio, nuestra identidad y nuestras tradiciones, de reconocer la civilización cristiana de Occidente.

Toda persona en Occidente acepta los valores cristianos, ya sea por razón, por fe o por tradición, saben que asesinar está mal, saben que codiciar la mujer del prójimo está mal, saben que robar la propiedad ajena está mal, que dar falso testimonio, engañar o cometer adulterio está mal, saben que deben trabajar y esforzarse por lo que quieren y autodisciplinarse en los momentos más duros o para conseguir el fin que quieren alcanzar, saben que la vida humana es más valiosa que la de un animal, saben que hay que honrar al padre y a la madre y seguir su ejemplo, es decir, los valores cristianos se aceptan independientemente de la creencia o no de Dios.

Para hacerlo más pedagógico, un ateo que vive y se crió en Occidente tiene esta forma de ver el mundo y estos valores, y un ateo nacido y criado en países islámicos, tiene la visión del mundo propia de ese lugar, tiene esa cosmovisión, aquí no hablamos de que debes creer en Dios, no, aquí hablamos de reconocer la civilización cristiana y sus valores que te son propios más allá de que seas creyente o no. Sin los valores tradicionales del cristianismo, tarde o temprano vendrá Mahoma y te impondrá la Yihad, o vendrá un colectivo y te impondrá el marxismo (ideología atea anti-cristiana). 

Con una sociedad con niños en colegios adoctrinados con que tener sexo anal es bueno y natural, en donde les cambian los documentos de su sexo biológico a los recién nacidos asignando otro sexo que no corresponde al biológico y una sociedad transexualizada gracias a la ideología de género, con gente promiscua, con personas que aman el Estado benefactor pero desprecian la Nación, con industrias musicales y de entretenimiento que pregonan “la vida loca, feliz y sin limites”, sumado a un rechazo irracional a los valores tradicionales, con una sociedad con abortos en masa, y más personas despreocupadas por tener una familia estable, con hombres afeminados, sensibles, amorales y nihilistas, incapaces de ser padres responsables, una sociedad en donde no hay respeto ni confianza entre padres e hijos, con una sociedad de mujeres que odian a los hombres y al inexistente patriarcado gracias al feminismo, con una sociedad sin guías para los niños, familias disfuncionales en donde se reemplaza a los padres por el Estado, y un Estado del bienestar gigantesco que incentiva a malos comportamientos, sin ninguna migración basada en la Ley, con masas de migrantes de culturas que no se integran, entrando sin límites y sin Ley, y con gente propensa a creer en el izquierdismo, sin ningún tejido social fuerte, el Occidente libre, con sus valores grecorromanos y judeocristianos, desaparecerá tarde o temprano. Se puede ser ateo, creyente, deista, o lo que sea, pero no querer tus valores morales, tu tradición y tu identidad, es sencillamente no quererte a ti mismo. 

Para que haya menos Estado, debe haber un tejido social de instituciones tradicionales (Instituciones: Normas de comportamientos pautados que surgen en la sociedad evolutivamente, por ejemplo el lenguaje, la familia, la religión) que mantienen un orden y ayudan al ser humano a afrontar la incertidumbre del futuro, para menos Estado hay que ser más responsable, hay que tener una familia sólida, las personas deben estar apegadas a sus costumbres (siempre con el derecho individual de separse de ellas) deben respetar las leyes de convivencia, ser morales, no caer en vicios, de disciplinarse, trabajar y ahorrar para estar seguros ante una enfermedad o para tener beneficios futuros, pensar a largo plazo, de amar a tu cónyuge, amar a tus hijos, educarlos, cuidarlos, aconsejarlos y transmitirle tus valores, respetar a tu vecino, a tu prójimo, despreciar al delincuente, al inmoral, al injusto, al vago, hacerte cargo de tus propios problemas, y ser solidario para ayudar a un allegado en sus momentos de apuro, cuando se mantiene una sociedad sana, y las personas son civilizadas, cuando se prefiere cenar con la familia en Navidad en vez de salir a marchar para pedirle privilegios al Estado, el Estado se verá menos tentado a meterse a tomar el papel de padre, de médico, de educador, de esposo y de comunicador, el Estado debe estar limitado a sus funciones, que son la seguridad, la justicia y las obras de infraestructura física. 

Estar conscientes de ello, es estar conscientes de que hay que ser morales, de que hay que querer tu cultura, reconocer la tradición cristiana, y querer a Occidente.


 

2 comments

  1. Astaroth 23 diciembre, 2018 at 21:49 Responder

    Según esto, para ser mejor hay que volverse machista, homofóbico y xenófobo. Luego se preguntan por qué la gente se aleja de su ideología de mierda.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas