Alejandro Diaz enero 25, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

FMI recorta perspectiva.

El pasado lunes 21 de enero en el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su expectativa de crecimiento de la economía mexicana para 2019 y 2020 de acuerdo al pronostico que previeron en octubre pasado, este recorte es de 2.5% a 2.1% para 2019 y de 2.7% a 2.2% para el 2020.

El FMI dirigido por Christine Lagarde prevé una desaceleración no sólo de México si no de la economía mundial, y esto se debe principalmente a las tensiones comerciales y las condiciones financieras cada vez mas restrictivas. En el caso particular de México se debe al efecto arrastre de las economías avanzadas a las emergentes especialmente de su socio comercial mas importante Estados Unidos y una disminución en la inversión privada originado por un ambiente incierto.

Argumento de Andrés Manuel.

Sobre esto el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) respondió en una de sus conferencias matutinas el día martes 22 de enero que será mayor el crecimiento para este año cerrando con la frase: «Los vamos a sorprender (al FMI)».

AMLO pronostica una mejor perspectiva argumentando una buena actuación de su gobierno y tener los indicadores a su favor, como el caso de una apreciación del peso frente al dolar. «Se ha apreciado el peso en estos 46 días en cuatro o cinco por ciento, ha ido fortaleciéndose el peso, eso es una buena señal».

«La bolsa se ha mantenido estable y no ha aumentado el precio de la gasolina». AMLO confía en que estos indicadores son una señal de prosperidad y estabilidad.

 

¿Quién acertará?

En un mundo tan globalizado como el que vivimos hoy en día, en ninguna economía sus resultados dependen únicamente por decisiones internas. El caso del petroleo entra en este ámbito, al ser el precio de este commodity fijado por el mercado internacional, la cantidad exportada, los ingresos fiscales, y las divisas que entran al país derivados de este, son algo que no queda en las manos del gobierno, a esto se espera un precio del crudo mexicano para este año no superior a los 60 dólares por barril cuando hace cuatro años se encontró por arriba de los 100.

Las inversiones privadas y las exportaciones en México dependerán en gran medida en como se resuelva la agenda legislativa en cuanto al Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que debido a las confrontaciones entre los partidos republicano y demócrata pudiera retrasarse, si no se resuelve impactaría en los bienes intermedios, de capital y finales importados del país del norte, lo cual encarecería estos bienes y recaería esta carga en los consumidores.

En contraste la ONU mantiene la expectativa de crecimiento para México en 2.1% solo un punto porcentual debajo a su expectativa realizada en 2018, una reducción mucho más ligera que la del FMI. Es importante decir que esta perspectiva de desaceleración de la economía Méxicana del FMI como de la ONU se debe principalmente a factores externos y no internos como argumenta AMLO.

¿Qué hacer?

Para poder contrarrestar estos choques externos a nuestra economía cada vez más expuesta a nuevos y mayores riesgos es importante una resiliencia excepcional y que existan las medidas adecuadas como una política fiscal responsable, así como expectativas inflacionarias ancladas, ya que si hay incremento en la inflación esto puede llevar a un aumento de tasas de interés y desacelerar el crecimiento. El régimen flexible de tipo de cambio, ha ayudado a que desde 1994 los choques externos no se den en grandes proporciones y sean graduales las fluctuaciones en la tasa de cambio.

Respetar la autonomía del Banco de México es primordial para poder seguir con estos objetivos.

En conclusión.

El crecimiento de una economía no se debe a la confianza y la buena voluntad que pueda tener un mandatario, sino a una serie de factores que influyen dentro del PIB, y el sector externo representa una importante influencia en las economías abiertas; el mundo cambia y los retos son cada vez más grandes, el éxito depende de las buenas decisiones, las relaciones estratégicas y la capacidad de adaptarse al cambio.

 

Twitter: Alejandro Diaz

 

 

 

Economista, Corresponsal de The Mises Report en México.

2 pensamientos a “AMLO VS FMI: Batalla de pronósticos. ¿Quién terminará acertando en sus predicciones para México?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas