Raul Estudillo enero 21, 2019

[ A+ ] /[ A- ]

Uno de los chistes de mal gusto más recientes de López Obrador es la famosa cartilla moral. Esa que fue bautizada por el periodista Ricardo Alemán como, “la inmoral, cartilla moral”.

En el texto de hoy, quiero abordar una cuestión muy importante respecto a la cartilla moral del presidente, algo de lo que todo mundo se dio cuenta pero nadie entendió, no comprendieron la razón de porqué eso está ahí.

Estoy hablando del cristianismo en la cartilla moral. Además del intento de establecer una moral, cosa que tiene enojados a los progresistas, pues, según ellos, atenta contra su tan amada comunidad LGBT; parece ser que al presidente se le hizo buena idea poner fragmentos de la biblia en el libro. Desatando el odio y las burlas de los progresistas mexicanos hacia la religión y todo aquel que cometa el crimen de creer en Dios.

Además de las preguntas básicas como, ¿Cuánto nos costó el librito que distribuye el gobierno?, deberíamos hacernos otra pregunta, una muy importante como ¿Qué hay detrás de esto?

No es ningún secreto, Andrés Manuel López Obrador no es cristiano, él es un charlatán. Su discurso no ha sido más que por dos razones, la primera es para conseguir votos y la segunda es para desprestigiar al cristianismo y a la derecha.

AMLO no pierde la oportunidad, cada vez que puede menciona a Dios o hace una referencia religiosa. Lo hace de una manera tan obvia que realmente no sé como es que muchos no lo ven. En realidad miento, sé porque ignoran todo esto. Se trata de un plan para desprestigiar a Dios y manipular la opinión pública, haciendo pensar a la gente que Andrés Manuel es un derechista.

No miento. Personalidades como Ricardo Alemán, Denise Dresser, entre otros, no se cansan de repetir que López Obrador es un conservador, un derechista. Dentro de estos postulados, se inmiscuye el falaz discurso del “fascismo”, ese que AMLO profesa y equivocadamente se le atribuye a la derecha, cuando en realidad todos sabemos que es de izquierda.

Seamos serios, si el presidente fuera verdaderamente un cristiano, un conservador, alguien de derecha, ahora mismo lo veríamos defendiendo la vida y tomando posturas coherentes ante cuestiones antinaturales como el “matrimonio” gay o la adopción homoparental. Además, claro, de tener una postura pro libre mercado.

Es verdad, el presidente nunca ha mostrado una postura respecto a esos temas sociales, por lo que se le acusa de ser un “conservador de closet”, pero, veamos los hechos, ¿Un conservador pondría a personas como Olga Sánchez Cordero en puestos de gobierno? ¿Un conservador haría una coalición con un partido comunista? ¿Un conservador implementaría políticas socialistas? ¡Vamos!, así hasta Macri, Piñera y Duque parecen de ultraderecha.

Como dicen por ahí, “El que calla otorga”. Es importante que alcemos la voz para evitar la manipulación ideológica por parte de la izquierda. De lo contrario, igual que a los chairos, a nosotros también nos van a dar “atole con el dedo”.

 

@ralestudillo

Corresponsal de The Mises Report en México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas