América latina y la libre integración

0
146

América latina y su progresiva integración, con motivo de la XII cumbre alianza pacifico celebrada en Cali Colombia, es menester comprender la integración desde la perspectiva de la re-globalización.  La integración socio cultural  histórica, y el desarrollo espontaneo en términos de política exterior económica, que si bien es cierto obedece a  aspectos de orden burocrático restrictivo, permite vislumbrar una oportunidad en la re-globalización y la integración latinoamericana en el concepto de un verdadero libre mercado como meta común.

La alianza pacifico integrada por principales países, Colombia, México, Chile y Perú, que a su vez mantienen acuerdos con otros países latinoamericanos, además de con E.E.U.U y la U.E. brinda la oportunidad de hacer negocios con países como Australia Canadá Singapur y Nueva Zelanda, oportunidad para competir, y hacerle jaque al proteccionismo.

ver cuadro en el enlace http://bit.ly/2tL54zP

La posibilidad de integración en América Latina, al igual que lo fue en Europa es encontrar  una meta común. La integración de la Unión Europea surgió a partir de una meta común que era acabar con años de conflicto, y procurar por una convivencia pacífica, esto en un marco de libertades económicas y políticas institucionalizadas, que como lo evidencia la historia se da al respetar las libertades, lo que permite un desarrollo efectivo en lo que se refiere a la satisfacción de derechos.

América latina y el caribe, como Estados no tienen una meta común,  no existe algo parecido a una problemática entre actores para que eventualmente puedan unirse dirimiendo conflictos, al contrario parece que hubiese una integración cultural, si bien es cierto cada país tiene su cultura diferente, hay muchos aspectos que los asemejan como por ejemplo haber sido colonia española, tener un mismo idioma, unas costumbres de hacer y ser de los ciudadanos muy similares eso en términos sociales y culturales históricos.

En términos económicos ha habido una influencia  económica casi homogénea en políticas y reformas institucionales,  de una u otra manera el desarrollo ha sido a la par, a excepción de países como Cuba o Venezuela que no han respetado derechos fundamentales como el de la propiedad, aun así los demás han mantenido grados de libertad, esto se evidencia en los “tratados de libre comercio” y los bloques económicos latinoamericanos.

Por lo tanto es fácil decir que América latina ya está integrada pero informalmente,  lo que la hace aún más interesante porque se trata del orden espontaneo, de acuerdos entre países sobre la oferta y la demanda, no por concepción de gestión burocrática, sino de gestión empresarial. Si algo se ha demostrado en la crisis actual de la Unión Europea es el control de grupos de interés que interfieren en el cauce efectivo de las relaciones reciprocas.

En este punto es interesante definir que es la re-globalización, y más en el contexto latinoamericano, los países latinoamericanos son afortunados, pues esta vez es su turno, todo depende de tomar las decisiones correctas y esto lo puede explicar mejor el profesor Arturo Damm Arnal cuando se refiere a los tratados de libre comercio.

“En esencia, es un acuerdo entre gobiernos de distintas naciones para reducir o eliminar las barreras que impiden o limitan el intercambio comercial entre los habitantes de sus respectivos países o, dicho de otra manera, es el acuerdo entre gobiernos de distintos países para ampliar los mercados de bienes y servicios, permitiendo la oferta de mercancías no solamente nacionales sino también extranjeras. Básicamente, consiste en la eliminación o rebaja sustancial de los aranceles, es decir, de los impuestos con los que los gobiernos gravan, sobre todo, la importación de mercancías. Como tales, los tratados de libre comercio forman parte integral de la globalización” (Damm, 2014)

Lo descrito anteriormente describe básicamente todo el cuadro comparativo de la primera página de este artículo. Pero para definir la re-globalización es importante definir la globalización. Que es un proceso de internacionalización económica política y social, de cooperación institucional, tecnológica y científica, además de intercultural, de efectividad en trasporte y comunicaciones.

¿Pero que es la re-globalización y que tiene que ver con la perspectiva espontanea de integración en América Latina?

Bueno, la re-globalización puede ser simplemente una nueva forma de comprender el mundo, tal vez no haya aun alguien que la describa teóricamente. Lo que se puede decir es que en el mundo la democracia está en crisis, pues se ha convertido en la tiranía de las mayorías, mayorías que no tienen idea lo que están decidiendo, pues las masas no piensan son los individuaos quien lo hacen. En el mercado se compra algo que se necesita, en ese sentido la necesidad puede ser subjetiva, depende de cada uno. En el márquetin político,  se insta a que las mayorías deciden por algo que puede que no necesiten, y esa puede ser la re-globalización, que deja en que pensar los DDHH, y el punto está  en que estos finalmente son procurados de acuerdo al enfoque del sistema de gobierno de cada Estado en su régimen político.

Ahora, porque pensar que los Estados latinoamericanos son afortunados en la re- globalización y su integración institucional no formal, esto si toman las decisiones correctas, en lo que respecta a integración económica libre. Porque integración cultural y social  ya existe.  Para lo que hay que definir que es un verdadero tratado de libre comercio en palabras del profesor Damm

 “A partir de tal fecha los gobiernos signatarios de este tratado se comprometen a eliminar, total y definitivamente, las barreras, arancelarias y de cualquier otro tipo, impuestas a las relaciones comerciales entre los habitantes de nuestros países”. Nada más se necesita para pasar del proteccionismo, en cualquiera de sus versiones, al libre comercio que, si es el verdadero libre comercio, no tiene más que una versión, la del total y absoluto respeto a la libertad individual y a la propiedad privada, lo cual en el ámbito del comercio supone que el qué (composición) y el cuánto (monto), tanto de las importaciones como de las exportaciones, lo determinan, sin ninguna intervención gubernamental, ofreciendo y comprando en el mercado, oferentes y demandantes, tanto nacionales como extranjeros.” (Damm, 2014)

Para terminar una pequeña conclusión con respecto a buscar metas comunes, para una integración efectiva que procure por la garantía de DDHH, Que los Estados generen los entornos de libertad económica y política en la descentralización sub-nacional, y en la integración supranacional, a través de la competitividad regional, en un marco de verdadera libertad económica, por último, ¡propuestas hay muchas! Como una moneda virtual regional. ¡Es la oportunidad de América Latina!

Damm, A. (2014). Veinte falacias economicas . Mexico DC: LID.

Estupiñan, J. V. (2004). Acuerdos regionales de integracion. . En Economia y desarrollo Volumen 3 Numero 2 (págs. 119-142). Colombia.

+ posts

Gestor organizaciónal.
Administrador publico, internacionalista y politólogo.
Conservador de espíritu libertario.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas