El hombre nuevo de Marx.

Alien Covenant, El hombre nuevo de Marx.

1
149

Alien Covenant, El hombre nuevo de Marx.

 

Hace poco salió la última entrega de la saga Alien, muchos somos fan de la saga y la esperábamos con ansias, y como es habitual en mí, suelo ver con ojos libertarios las películas y encontrar cosas vinculadas al terreno del liberalismo, por lo que me gustaría compartirles algo que vi en ella interesante. Aunque primero que todo, les quiero advertir que en este post habrá spoilers sobre la película, así que si no la ha visto, quedan avisados, más no hablaré de si fue buena o mala, eso queda a gusto de ustedes.

En la película  Alien, Covenant tenemos dos personajes que representan el concepto del hombre nuevo de Marx, para lo cual primero hay que hablar en que consiste ese hombre nuevo, en el siglo XIX Marx al igual que Nietzsche hablaron de un hombre ideal según cada visión de ellos, así nació el hombre nuevo de Marx y el súper hombre de Nietzche, estos dos hombres son diferentes del uno del otro. Quien nos interesa en este post es el de Marx, quien para poder llevar al estadio final el comunismo se necesitaba un hombre que haga realidad ese comunismo utópico, por ende ese hombre nuevo, es un hombre ideal.

 

Para esa sociedad que Marx visualizaba cuando el comunismo superara la etapa de la dictadura del proletariado, sería perfecta, se llegaría a la utopía, pero para que funcionara se necesitaba que todos los hombres fueran ideales. Según él en esta utópica sociedad comunista permitirá el libre desarrollo pleno y armónico del hombre, un productor capacitado universalmente, conocedor de las bases científicas de la producción, y con un pensamiento universal que le permita la plena satisfacción de las necesidades materiales y espirituales, con un alto desarrollo ideológico y político, estético y moral.

El hombre nuevo de Marx.

 

Este hombre nuevo, el hombre comunista dejaría de ser un individuo para ser parte de una sociedad en la que trabajaría para los demás y no para su propio beneficio, un hombre sin egoísmo alguno, el que compartiría con el resto ya que la propiedad privada quedaría abolida. El individualismo quedaría prohibido para el hombre, solamente sería parte de un colectivo. Por lo tanto para poder llevar a cabo este salto al comunismo utópico hay que convertir al hombre normal en  el hombre nuevo, convertirlo de individualista a colectivista. Según eso el individualismo es malo, pensar en el bien propio es perverso, mientras que el hombre que se dedique a los demás, al colectivo sin pensar en él es el ideal. Entre más humanos seamos más individualistas seremos y más alejados del hombre nuevo.

 

Volviendo de nuevo a la  última de película Alien, tenemos en ella los dos arquetipos del hombre, el individualista (el real) y el hombre nuevo (el ideal) encarnados en dos personajes que son androides. Uno es David, hecho muy similar en el aspecto mental a nosotros, los hombres reales y el otro es Walter, un nuevo modelo hecho más para servir y ayudar a los humanos. En el transcurso de la película veremos como uno es el malo y el otro es el bueno.

Bajo la premisa de que el hombre real es malo por ser individualista, no nos deberá sorprender que el villano de la película sea David. Un androide que su condición de ser casi igual a los humanos lo haya llevado a convertirse en un ser egoísta y miserable, que se dedicó a buscar su propia felicidad a costas de los demás. Su egoísmo lo llevo a destruir a los ingenieros (seres extraterrestres creadores de la humanidad) para erigirse como un Dios y crear su ejército de xenomorfos obedientes a él. Según esa premisa el ser humano en su naturaleza está dominar y oprimir en pro del beneficio individual.

En el otro lado tenemos a Walter, un nuevo modelo de androide que corregía las imperfecciones del anterior modelo (David), estás nuevas mejoras consistían precisamente en hacerlo menos humano, quitándole su individualidad y programándolo para obedecer mejor. En esto podemos reducir al hombre nuevo, un hombre obediente que trabaja para los demás sin pensar en él, al cual solamente le importa el colectivo. El androide bueno en la película efectivamente fue a Walter, el que cumplía con la visión del hombre nuevo. Él no tuvo reparo en sacrificarse por el grupo, ni en enfrentar al malvado David, aun poniendo en peligro su propia integridad, estaba programado para pensar en los demás.

 

Claramente se nos vende una idea de que el hombre es malo, y para volverlo bueno habrá que suprimir su naturaleza individualista. Por lo tanto los ingenieros sociales buscan crear este nuevo hombre, un hombre dócil y obediente, que viva para los demás y no para el mismo, pero hasta ahora eso intentos han fallado, el hombre es demasiado complejo para poder ser simplemente reprogramado, por eso los regímenes comunistas han tenido que recurrir a la violencia y obligar a sus ciudadanos a comportarse como ellos quieren por medio del miedo y no porque los hayan podido convertir en esos hombres nuevos. No por eso hay que extrañarse que comunismo y dictadura vayan de la mano, el comunismo nunca ha podido reprogramar a todos los individuos de una sociedad, nunca ha podido suprimir completamente el individualismo. Nosotros los seres humanos somos únicos e irrepetibles, además buscamos nuestros propios intereses que son diferentes en cada uno, buscando como cumplirlos. No hay porque satanizar nuestra individualidad, lo cual es lo más preciado que tenemos, es lo que nos permite ser únicos, pensar y actuar por nuestra cuenta, es lo que nos permite ser libres.

El hombre nuevo del comunismo y Nazismo.

Autor en | Web | + posts

Es un liberal que fue de derecha y luego de izquierda, finalmente se toparía con el camino libertario. Aunque es ingeniero de profesión, es profundamente estudioso de la economía austríaca y política actual.

1 comment

  1. Javier Cañon 8 junio, 2017 at 18:28 Responder

    Saludos, sobre la afirmación “Bajo la premisa de que el hombre real es malo por ser individualista, no nos deberá sorprender que el villano de la película sea David. Un androide que su condición de ser casi igual a los humanos lo haya llevado a convertirse en un ser egoísta y miserable, que se dedicó a buscar su propia felicidad a costas de los demás. Su egoísmo lo llevo a destruir a los ingenieros (seres extraterrestres creadores de la humanidad) para erigirse como un Dios y crear su ejército de xenomorfos obedientes a él. Según esa premisa el ser humano en su naturaleza está dominar y oprimir en pro del beneficio individual.”, no creo que es individual y egoísta, no creo que busque felicidad, no la necesita porque es android, lo que buscaba es crear el ser orgánico perfecto, y lamentablemente los humanos son de las mejores incubadoras para su nueva especie, osea, mala suerte, no tiene nada en contra de los humanos, ya que el bien y el mal, como la belleza, son conceptos subjetivos. #javiercanon

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas