Adrián Ravier: Otro caso de mentalidad anticapitalista

0
209

Ya hace algunos meses se viene dando una discusión sobre lo apropiado o no de los medios utilizados por Javier Milei para propagar las ideas de la libertad.

El profesor Adrián Ravier se ha ido posicionando como uno de los principales críticos del trabajo divulgativo de Milei, debido a lo poco “ortodoxo”.

Debo decir, antes que nada, que admiro mucho el trabajo de ambos, del profesor Adrián recuerdo su excelente prólogo de la obra “Las primeras burbujas especulativas” y desde luego, su obra “La globalización como orden espontáneo”. Del profesor Javier he aprendido también bastante con sus instructivos ejemplos en vídeos y conferencias, así como de su obra —si bien algo técnica para mi gusto— “Desenmascarando la mentira keynesiana”.

Si bien en últimas el único que en realidad sabe porqué crítica al profesor Milei, es el mismísimo Ravier. Yo creo que más allá de las críticas al “show”, “falta de rigor”, “patanería”, “desconocimiento”, etc, se esconde lo que nuestro gran maestro Ludwig von Mises trató a la perfección en su obra “La Mentalidad Anticapitalista”, a saber, Ravier padecería de resentimiento y envidia.

Mises decía a la perfección, que no esperaras hacerte rico y famoso escribiendo poemas o ensayos filosóficos. En tanto y en cuanto el consumidor no demanda tales bienes, el intelectual, comienza a tener cierto odio y resentimiento hacia los demás, en primer lugar, hacia el consumidor, estos que no valoran su “gran trabajo” serían gentes incultas, bajas y vulgares. Este es el típico caso de artistas de cine arte frustrados ante las masas que prefieren las narco-series y los avengers, o de los talentosos e inteligentísimos artistas que son pobres y marginados mientras reguetoneros se hacen millonarios; en segundo lugar, su resentimiento, celos y frustración se dirigen hacia aquellas personas que logran el éxito, pues el éxito en el mercado no necesariamente tiene relación con las grandes virtudes, santidad, moralidad, mérito, etc., El capitalismo solo te premia por tu capacidad de satisfacer al consumidor.

Así que, muy probablemente, Ravier debe pensar cosas cómo: “Yo sé más que Milei”, “Soy mas riguroso”, “He escrito en más revistas científicas”, “Podría explicar las cosas mejor que él y como un caballero”. y a la vez: “Aquellos que apoyan a Milei son igual de vulgares y tontos”. ¿Será? no sé, pero lo que es claro es que Milei es un mejor empresario, un mejor divulgador de ideas libertarias, un mejor vendedor de libros y por eso los consumidores lo premian, lo premian más que aquellos que se creen superiores. Las infladas vanidades y ambiciones personales de algunos colegas se vuelven dolorosas al ver el éxito de Milei.

#VivaLaLibertadCarajo!

Editor

Economista de la Escuela Austríaca de Economía.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas