Mises Report

Abolición del Neoliberalismo: ¿Qué tanta razón tiene AMLO?

EL lunes 18 de marzo en la conferencia mañanera el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el marco de la clausura de los trabajos del foro nacional “Planeando juntos la transformación de México”, el mandatario aprovechó para declarar la abolición del modelo neoliberal el cual lleva imperando en México desde el año 82 cuando el presidente Miguel de la Madrid decidió darle un vuelco a la estrategia política y económica.

 

Para nosotros ya se terminó con esa pesadilla que fue la política neoliberal, declaramos formalmente desde Palacio Nacional el fin de la política neoliberal, aparejada esa política neoliberal con su política económica de pillaje, antipopular y entreguista.

Destaco el mandatario entre aplausos en palacio nacional.

¿Qué es el Neoliberalismo?

Primeramente para poder entender todo esto habría que poner en contexto que es este término tan sonado últimamente. Aunque hay muchos que dicen que propiamente el neoliberalismo puro no existe en México, sin embargo si existiera un arquetipo que describiera como debe ser un Estado neoliberal a plenitud, muchos coinciden que sería como dicta el decálogo del Consenso de Washington. Estas medidas del consenso se han llevado a cabo en la mayoría de los países en el mundo en algún momento dado siguiendo el plano de la globalización. Sin embargo, para que se pudiese abolir como lo declaró el presidente siguiendo esta lógica, debería hacerse todo lo contrario a lo que dicta este decálogo.

¿Cuales son estas recomendaciones?

Repasemos algunas de estas:

Disciplina fiscal: esto significaría buscar tener déficit fiscales año con año sin preocuparse por la deuda, sin embargo el secretario de la SHCP Carlos Urzúa prometió lograr un superávit primario de 1%. Es decir como si se siguiese la recomendación neoliberal.

Tasas de interés libres y un tipo de cambio flexible: esta recomendación se sigue en nuestro país y no ha habido intenciones de cambiarlas ya que esta decisión depende de Banxico, y AMLO prometió respetar su autonomía.

Liberalización de comercio exterior: esto se sigue al pie de la letra y somos uno de los países con mayor apertura comercial, tan sólo el día martes se firmó un decreto de libre comercio con Brasil y Argentina de vehículos ligeros y el martes se reunió el Presidente con Jared Kushner para hablar del T- MEC. Abolir el neoliberalismo sería empezar a restringir el comercio con el mundo.

Flujos de inversión extranjera y privatización de empresas estatales: el presidente ha declarado abiertamente el deseo de seguir con la misma cantidad de flujos de inversión extranjera directa y su importancia para la generación de empleos. En cuanto a las empresas estatales no se ha hablado de revertir esto, es decir expropiar o generar más empresas estatales porque para empezar no hay una holgura en ingresos soberanos.

Conclusión

Para AMLO el neoliberalismo es el principal de todos los males, sin embargo es un enemigo imaginario que nunca existió en la realidad pura. En realidad México ha sido un país con subvenciones y subsidios, monopolios estatales y medidas re-distributivas; México se acerca más a una economía mixta entre un modelo benefactor y neoliberal que un modelo neoliberal cien por ciento. El objetivo de este gobierno debe ser buscar las herramientas que mejor se adapten a las necesidades del país y no descalificar estrategias sólo por el hecho se haber sido llevadas en administraciones anteriores. Dejar lo que sirve y cambiar lo que muestra no haber funcionado, todo sobre una lógica objetiva y donde siempre el fin último sea el bienestar de la población.

 

Twitter: Alejandro Díaz

Ir a la barra de herramientas