6 razones para el optimismo en 2020

0
139

Tenemos tanto como para estar agradecidos por ello y muchas razones para estar en éxtasis acerca del progreso humano continuo.

“La década de 2010 ha sido la mejor década de todos los tiempos. La evidencia es abrumadora.”

Estas son las palabras que el compañero sénior del Instituto Cato, Johan Norberg, escribió en la página editorial del Wall Street Journal.

Las palabras de Norberg, a primera vista, parecen ser hiperbólicas, pero él podría estar en lo correcto. En muchas formas, el mundo está mejorando día tras día y a una tasa explosiva. Ello va contra el sentimiento de la corriente principal, en donde los comentaristas claman que la democracia se está derrumbando, que la catástrofe climática amenaza nuestra propia existencia y que el capitalismo nos está fallando.

No obstante, como se dice, a las pruebas nos remitimos. Los datos muestran que la década pasada ha sido una historia de florecimiento y progreso humano. He aquí 6 hechos del progreso humano que nos dan razón para ser optimistas rumbo al 2020:

1. LA POBREZA EXTREMA SE DESPLOMA

Las tasas de pobreza extrema -definida como viviendo con menos de $1.90 al día- se están desplomando y continúan cayendo. Entre 1990 y el 2015, la tasa global de pobreza extrema cayó de un 36 por ciento a un 10 por ciento. En el 2018, se redujo a un 8,6 por ciento. Esto significa que más de 137.000 personas se escapan diariamente de la pobreza extrema.

El cuadro que indica la tasa de pobreza global, estimación oficial y una proyección base de referencia, en porcentajes, se presenta en:

2. MÁS DE LA MITAD DEL MUNDO ES DE CLASE MEDIA

Al principio esto puede no impactarle, pero, considere que setiembre del 2018 fue la primera vez en la historia humana en que más de un 50 por ciento de la población mundial se consideró de clase media, lo que equivale a cerca de 3.8 miles de millones de personas. Un beneficio enorme de ello es la demanda que la clase media ejerce en la economía global, resultando en más oportunidades empresariales y un intercambio incrementado.

Para poner esto en perspectiva, sólo 1.8 miles de millones se consideró de clase media en el 2009. Eso es sólo un 26 por ciento de la población mundial, significando, como proporción, que el porcentaje de la población total que se consideró de clase media, creció un 92 por ciento entre el 2009 y el 2018.

3. LA ESPERANZA DE VIDA GLOBAL ESTÁ CRECIENDO

También, Norberg asevera en su columna del Wall Street Journal que,

“La esperanza de vida global aumentó en más de tres años en los pasados 10 años, principalmente gracias a la prevención de la mortalidad infantil. Según las Naciones Unidas, la tasa global de mortalidad de niños de menos de 5, declinó de 5.6% en el 2008 a 3.9% en el 2018. Una perspectiva más extensa muestra qué tan lejos hemos llegado. Desde 1950, Chad ha reducido la tasa de mortalidad infantil en un 56% y es el país con el peor desempeño en el mundo. Corea del Sur la redujo en un 98%.”

El cuadro que muestra la esperanza de vida al nacimiento, en Occidente y el Resto, en diversos años, se presenta en:

4. LAS MUERTES RELACIONADAS CON EL CLIMA ESTÁN DISMINUYENDO

Norberg también enfrenta la pregunta, “¿No ha sido logrado todo esto a costas de un ambiente expoliado?” “No,” dice él. “En cierto momento los países desarrollados empiezan a contaminar menos.” Para enfatizar, cita la declinante tasa de mortalidad relacionada con el clima.

“Las tasas de mortalidad por contaminación del aire declinaron globalmente en casi una quinta parte y una cuarta parte en China, entre el 2007 y el 2017, según la publicación en línea Our World in Data [Nuestro Mundo en Datos].

Y las muertes anuales por desastres relacionados con el clima, declinaron un tercio entre el 2000-09 y el 2010-15, hasta llegar a 0.35 por cada 100.000 personas, según la International Database of Disasters [Base de Datos Internacional de Desastres] ̶ una reducción del 95% desde los años sesenta. No es debido a menos desastres, sino a mejores capacidades para lidiar con ellos.”

El cuadro que exhibe las muertes provenientes de catástrofes climáticas y no climáticas, 1920-2017, se presenta en

5. LA VIDA ESTÁ MEJORANDO EN LOS PAÍSES MÁS POBRES DEL MUNDO

Datos del Banco Mundial muestran un progreso continuo en los países más pobres del mundo, en especial durante los dos décadas pasadas. El acceso básico a agua potable ha aumentado, al igual que la electricidad, la sanidad y el combustible limpio para cocinar. Los datos también muestran un descenso en las tasas de pobreza y mortalidad infantil.

El cuadro “Dos décadas de progreso en los países más pobre del mundo,” que exhibe tasas de países que son parte de la Asociación Internacional de Fomento del Banco Mundial, de su acceso, al menos, al agua potable básica, sanidad básica, combustible limpio para cocinar y tasas menores de conclusión de la primera parte de la educación secundaria, de gente que vive por debajo de la pobreza extrema y de la tasa de mortalidad de niños de menos de 5:


6. EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO SE HA DERRUMBADO EL COSTO DE EMPEZAR UN NEGOCIO

Las gravosas y onerosas regulaciones pueden impedir a individuos que empiezan sus propios negocios, lo que es una de las mejores formas de aliviar la pobreza. No sólo es complicado para el empresario navegar alrededor de una burocracia excesiva, sino que también termina por costarle más. Afortunadamente, el costo de empezar un negocio ha declinado drásticamente, en especial en países en desarrollo. En economías de ingreso bajo y medio, el costo promedio de empezar un negocio era de un 141.76 por ciento del ingreso per cápita en el 2004. En el 2019 es ahora tan sólo un 30.85 por ciento.

El cuadro “The cost of starting a business has fallen over time in developing economies,” que expresa el costo de empezar un negocio, como porcentaje del ingreso per cápita.


Traducción por Jorge Corrales.

+ posts

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas