5 razones para proteger a la familia del Estado

El socialismo ataca a la familia nuclear para ponerla a merced del Estado
0
263

Las primeras interacciones de un ser humano se dan dentro de la familia, institución social que se basa en proteger el patrimonio y el proyecto de vida de cada uno de sus integrantes, especialmente, de la opresión pública causada por el Estado que usa toda su maquinaria para limitar sus espacios de acción.

¿Por qué proteger a la familia? Tomando en cuenta lo que dice Roger Scruton en su libro Cómo serconservador, la familia es el enemigo número uno de las ideologías estatistas porque representa la propiedad privada y la explotación (léase a Saint Just, Marx o  Lenin), además, desde esta institución se originan los principios morales de cada individuo. Por tanto, se justifican los constantes ataques a la familia porque es el sustento del capitalismo, “fuente de los grandes males del mundo”, cuando realmente este sistema resuelve los problemas de pobreza y hambruna.

Luego de la lucha de clases se fueron agregando más elementos negativos al papel de la familia por las feministas y libre sexuales. Esto se debe a que también la familia fomenta responsabilidad de actos, respeto al matrimonio y crianza de hijos con padre y madre; algo al parecer, anticuado y ofensivo.

Es alarmante lo que este tipo de postulados hacen actualmente. Una persona crea lazos de lealtad, responsabilidad, rendición de cuentas y afecto (por tan solo mencionar); justo en las relaciones dadas en lo privado hacia lo público: en la familia, escuela, trabajo, vecinos, clubs deportivos, etc. Muy por el contrario, cuando se da a través del Estado hacia abajo, con ideologías totalitarias y tiránicas, se rompe todo orden natural y se crean individuos inseguros, parásitos e irresponsables.

Es por ello que bajo inspiración de lo indicado por Scruton, doy 5 razones para proteger a la familia del Estado:

  1. Los principios.En la familia se construyen y disfrutan los fines de la vida bajo los principios de beneficiencia, autonomía, no maleficiencia y justicia.
  2. El sostén de la sociedad.La asignación de tareas en una familia encarna un conocimiento social tácito sin el que las sociedades se vendrían abajo.
  3. Obligados por piedad.La obligación a respetar a la familia no está dada por una obligación de justicia tomada de un contrato social celebrado entre adultos, sino a modo romano, como una obligación de piedad por la gratitud natural hacia lo que se recibe de quienes han cuidado de ti.
  4. Entre la civilidad y la bestialidad. En las familias la gente se reúne a discutir cuestiones de interés común. En una familia feliz todos aceptarán quedar obligados por la decisión definitiva, incluso si no se está de acuerdo con ella. La familia es parte de la identidad de sus miembros, por eso al resolver temas de discusión, otorgará ciudadanos que puedan resolver conflictos en sociedad. Una identidad compartida elimina el veneno del desacuerdo. Es lo que hace posible la oposición y, por tanto, toda discusión.
  5. Garantiza el disfrute de la libertad.Un individuo sin oportunidades en el hogar de ser escuchado y atendido es presa fácil para el Estado, se vuelve dependiente de cualquier clase de programas “gratuitos” que se ofrezcan y los incentiva dentro del hogar, limitando sus libertades. La ideología de género, por ejemplo, aprovecha la confusión, temores y traumas de padres e hijos para realizar experimentos con la familia, vendiendo inclusión, respeto, igualdad y un cambio mágico que jamás llega. Por el contrario, una familia sana toma en cuenta a sus integrantes, algo que alimenta su confianza y proporciona las bases para limitar el poder del Estado sobre sus vidas.

De esta manera, la familia debe considerarse como la institución más importante y vulnerable de la sociedad. Por lo expuesto anteriormente, se reconoce que existen esfuerzos por invertir su posición en la jerarquía social dada así por la historia: estar por encima del Estado. Las alarmas están encendidas, el monstruo estatal trabajando y ¿qué hacen los individuos contra el poderío del Estado?

Author profile

Lic. Filosofía. Analista político.
Conferencista internacional.
Defensora de los tres derechos fundamentales: vida, propiedad y libertad.

Leave a reply

Ir a la barra de herramientas